salud publica andalucia

El futuro

La globalización y el cambio climático constituyen dos fenómenos diferentes pero ambos de ámbito global y con potenciales efectos adversos en la salud de la ciudadanía. Por un lado, los desastres que el cambio climático puede estar ya generando de forma directa o indirecta, como las inundaciones, olas de temperaturas extremas, cambios en los ecosistemas de floras y fauna, incluyendo las bacterias, virus y sus reservorios, suponen un reto para el que se están ya aplicando diferentes tipos de medidas.

De otra parte, la globalización es un fenómeno reconocido a nivel mundial e implica sustancialmente la libre circulación de bienes y personas. Las relaciones entre globalización y salud no son buenas, actualmente está admitido que las enfermedades aumentan con la exportación legal e ilegal de bienes (claros ejemplos de ello son las últimas crisis alimentarias vividas como las vacas locas, dioxinas, melamina y leches infantiles); que el movimiento de personas facilita la transmisión de enfermedades (nuevos casos en países desarrollados de tuberculosis o paludismo importado) y de manera indirecta provoca la degradación del medio ambiente, hecho que incide de la misma forma negativamente en la salud.

Ambos fenómenos se plantean, junto al envejecimiento poblacional, como los más importantes retos futuros para la salud.

Al final de la legislatura anterior decíamos que “Hablar de los años próximos de la Salud Pública Andaluza es hablar de un futuro prometedor, de un futuro en el que la Salud esté presente en todas las políticas”.

Hoy esta afirmación cobra más sentido que nunca. Tras la aprobación de la Ley de Salud Pública de Andalucía y del Plan Andaluz de Salud, la estrategia de  salud en todas las políticas se presenta como el gran reto para influir en la salud de los andaluces y las andaluzas a través de sus estilos de vida, en lo que respecta a los determinantes de la salud.

Hoy se sabe que los determinantes de la salud más importantes son los factores estructurales y las condiciones de vida, que marcan de manera definitiva los estilos de vida. El impulso a las políticas de vivienda, empleo, educación, urbanismo o disponibilidad de alimentos son claves para la salud de la población. Estos retos requieren de una adaptación de las políticas de salud más allá de asegurar la universalización de la atención sanitaria y de un trabajo intersectorial en términos de salud.

Factores como el tabaquismo, la alimentación inadecuada, el sedentarismo y sus consecuencias como la obesidad, la hipertensión, las cifras altas de colesterol o de glucosa y las enfermedades relacionadas con ellos, como la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, o el cáncer, se abordan ya con estrategias especificas contenidas en los Planes Integrales, y en los procesos asistenciales, entre otras iniciativas.

Adecuar estos planes a las nuevas evidencias relacionadas con las desigualdades y orientar las acciones hacia los determinantes extrasanitarios (educación, seguridad económica, desempleo, medioambiente, condiciones de trabajo, etc.) que los originan, constituye el gran reto futuro de la salud pública en Andalucía.

Además de estos grandes retos generales la propia organización de la salud pública andaluza se enfrenta a determinados retos específicos propios. Entre los que cabría destacar los siguientes:

Activos de salud

Los activos de salud se definen como los elementos o recursos que aumentan la capacidad de individuos, grupos, comunidades, poblaciones o instituciones para mantener y sostener la salud y el bienestar. Constituye por ello un importante reto identificar estos recursos, rescatarlos, generarlos en su caso y potenciarlos y estudiar su contribución a la salud.

Atención Temprana

Contemplar la Atención Temprana como una prestación universal, gratuita y de calidad. Desarrollar un mapa de recursos a través de los Centros de Atención Infantil Temprana que asegure la equidad territorial y que permita atender al 80% de los menores que presentan trastornos de desarrollo deriven o no en discapacidad (calculados entre 25.000 a 25.500 menores de 6 años).

RELAS

Ser capaces de dar respuesta a las necesidades de salud de la población andaluza de todos los ayuntamientos de Andalucía, en un marco de gobernanza y con criterio de universalidad, caminando hacia un equilibrio territorial en materia de salud, que aborde las inequidades en salud.

Salud Medioambiental

Convertir el OSMAN en el principal centro de referencia de nuestra CCAA, en la generación y divulgación del conocimiento de las interrelaciones entre Medio Ambiente y Salud.

Promoción

Impulsar el derecho de los distintos grupos sociales a la promoción de la salud, a las acciones preventivas y a la participación en materia de salud pública, en línea con lo que establece la Ley de Salud Pública de Andalucía. Extender las estrategias de promoción de la salud y vida saludable a todas las políticas y a los diferentes grupos poblacionales, adaptándolas especialmente a los que se encuentran en situación de vulnerabilidad, incluidas la promoción de la actividad física y la alimentación saludable en todas las políticas.

Desigualdades

Continuar las estrategias de reducción de desigualdades y de perspectiva de género, en sintonía con la Ley de Salud Pública de Andalucía.

Redes profesionales

Consolidar las redes de profesionales de la salud pública para hacer frente al futuro con profesionales cualificados e interconectados a través de las nuevas TICs.