salud publica andalucia

Plan Integral de Oncología

El Plan Integral de Oncología de Andalucía 2007-2012 tiene como principal finalidad ordenar las prioridades en el campo de la atención al problema del cáncer, desde una perspectiva social y sanitaria. Para ello se organiza en torno a 9 líneas de trabajo que contienen un total de 46 objetivos específicos y 77 acciones, que se orientan hacia la consecución de 6 objetivos generales.

Con su desarrollo se pretende conseguir una atención sanitaria centrada en las personas afectadas, a quienes se quiere ofrecer un trato integral que incluya los aspectos físicos, emocionales y sociales. Se plantea para ello, que los dispositivos sanitarios hagan un esfuerzo de coordinación en sus actividades, mediante la cooperación y el trabajo compartido. Se pretende, a su vez, proporcionar una atención que sea equitativa en cuanto al acceso de toda la ciudadanía a las mejores opciones de tratamiento (efectivos y de evidencia probada), pero también equitativa, en cuanto a los resultados que se les puedan proporcionar para su mejoría o curación. Por ello, calidad asistencial y evaluación de resultados son dos aspectos muy presentes en todas las líneas propuestas.

Entre las prioridades de actuación planteadas en este Plan se encuentran las siguientes:

  • Avanzar en la prevención del cáncer, especialmente a través del impulso de estrategias de promoción de estilos de vida saludable, en coordinación con el resto de Planes Integrales de Salud de Andalucía:
    • Se estima que entre 5 y 7 casos de cáncer de cada 10 podrían evitarse si modificamos ciertos estilos de vida. De ahí que la prevención primaria, entendida como la disminución del número de casos de cáncer mediante la eliminación o disminución de la exposición a factores que lo provocan, sea la actuación más útil para disminuir los efectos de esta enfermedad. Algunas acciones:
      • Participar en el desarrollo de la estrategia del Código Andaluz para la Salud e implantación de la misma.
      • Utilización de la plataforma multicanal “Informarse.es salud” para promover la información sobre el cáncer y sus factores de riesgo entre la población general.
      • Establecer, desde el PIOA, un programa específico sobre los colectivos más susceptibles de intervención. Este programa contendrá:
        • a. Material informativo general de carácter positivo en relación a los estilos de vida y la prevención del cáncer.
        • b. Instrucciones de la red de atención y de recursos existentes en torno a los 4 factores básicos: tabaco, alimentación sana, obesidad y ejercicio físico.
        • c. Utilizar otros espacios asistenciales como son:
          • - Dispositivos de diagnóstico precoz de cáncer de mama y cérvix.
          • - Gabinetes sanitarios de universidades,
      • Promover y coordinar una acción informativa sobre la exposición solar y su protección especialmente en la infancia.
      • Promover la vigilancia de la exposición medioambiental a sustancias cancerígenas, en colaboración con la Consejería de Medio Ambiente.
    • Implantar el consejo genético: se denomina consejo genético al conjunto de actividades que permiten alcanzar predicciones y plantear acciones para evitar la aparición de algunos tipos de cáncer, que se presentan siguiendo un patrón de asociación familiar. Se trata de actividades complejas que inciden sobre personas presuntamente sanas, en las que cualquier actividad asistencial que conlleve molestias y riesgos para la salud debe ir acompañada de una información rigurosa que permita una decisión informada.
    • El diagnóstico precoz de algunos cánceres ha permitido que gran número de pacientes se beneficien de un tratamiento más temprano, por lo tanto menos agresivo y más conservador, contribuyendo además a una disminución efectiva de la mortalidad por cáncer. Algunas acciones:
      • La dirección General de Salud Pública coordinará, en colaboración con el PIOA una comisión de evaluación y planificación de los cribados en cáncer que tendrá como objetivo:
        • a. Dotar al SSPA de un instrumento para la toma de decisiones que sea participativo (profesionales, administración y ciudadanía), científico y ágil, para evaluar la necesidad de introducir nuevos cribados en cáncer o modificaciones de los existentes.
        • b. Asegurar que todos los cribados de cáncer que se planteen establezcan un sistema de evaluación (de proceso y de resultados).
        • c. Asegurar que el desarrollo del cribado la información que se suministra sobre el mismo, sean respetuosos con la autonomía de la ciudadanía.
      • Las actuaciones en los diferentes tumores serán:
        • a. En cáncer de mama:
          • - Evaluar los resultados finales en términos de indicadores de proceso y mortalidad.
          • - Evaluar de forma periódica la conveniencia o no de modificar las franjas de edad.
          • - Corregir las inequidades de acceso y resultados.
        • b. En cáncer de cérvix:
          • - Extender el cribado de carácter oportunista a toda la Comunidad Autónoma.
          • - Asegurar una especial cobertura a las poblaciones de alto riesgo que se definan.
          • - Asegurar la introducción de los test diagnósticos adecuados (determinación del virus del papiloma).
          • - Evaluar los resultados finales en términos de indicadores de proceso y mortalidad.
          • - Analizar y corregir las inequidades de acceso y resultados.
        • c. En cáncer colorrectal:
          • - Diseñar el cribado piloto de cáncer de       colon y recto en población de bajo           riesgo.
          • - Garantizar un circuito asistencial   apropiado para pacientes de riesgo medio y alto.
  • Adopción, por parte de los servicios asistenciales, de un compromiso de Buenas Prácticas en Comunicación, como instrumento guía en materia de información y comunicación con pacientes y familiares:
    • Existe una relación entre ciertos estilos de vida y la exposición a factores de riesgo con la aparición del cáncer, por tanto la información dirigida a la población es un elemento crucial en la lucha contra esta enfermedad. Algunas acciones:
      • Impulsar la difusión de una estrategia de promoción de la salud y prevención primaria (Código Andaluz para la Salud) dirigida a los estilos de vida que son determinantes comunes en todos los Planes Integrales (Diabetes, Oncología, Cardiopatías, Salud Mental, Obesidad Infantil), centrada en el tabaquismo, la alimentación equilibrada y la actividad física.
      • Difundir en los centros sanitarios material relacionado con el Código Europeo contra el Cáncer en distintos soportes. Este material debe estar especialmente diseñado para la población general.
      • Implicar a la totalidad de profesionales que tienen relación con el desarrollo del PIOA en la implantación y difusión de estas medidas de promoción de la salud y prevención primaria en sus espacios de atención a la población.
      • Colaborar específicamente con el PITA (Plan Integral de Tabaquismo de Andalucía) en la diseminación de medidas de prevención y atención al tabaquismo en el ámbito asistencial
      • del PIOA.
    • La comunicación entre la población y el equipo asistencial contribuye de manera determinante en la calidad de la asistencia. Cada paciente debe tener acceso a la información que necesite o desee acerca de su proceso, así como establecer su grado de participación en las decisiones que le afectan. Algunas acciones:
      • Garantizar una oferta de actividades formativas en el área de la comunicación e información, suficiente y de calidad, para profesionales que atienden a pacientes con cáncer. Deberá garantizarse un nivel de formación básico en profesionales de todos los estamentos asistenciales, evaluado mediante estándares adecuados.
      • Los servicios asistenciales adoptarán el Código de Buenas Prácticas en Comunicación como instrumento guía en materia de información y comunicación con el paciente y su familia.
      • Los servicios asistenciales desarrollarán un Plan de Comunicación propio, dentro de la estrategia global de mejora de la calidad de la atención, que incluya aspectos como los espacios y el tiempo de dedicación.
      • El PIOA garantizará que los servicios asistenciales dispongan de material informativo de apoyo a la información verbal, de calidad contrastada.
      • Estas acciones estarán recogidas en los acuerdos de gestión de las unidades clínicas  relacionadas con pacientes.
  • Organización de los dispositivos asistenciales del ámbito de la oncología a través de una Red Asistencial Integrada que asegurará una acreditación de calidad de todas las unidades y servicios y un buen uso de los instrumentos clínicos y de gestión disponibles (Procesos Asistenciales, Unidades Funcionales y Unidades de Gestión Clínica…):
    • Los servicios relacionados con oncología tienen en estos momentos un buen nivel de coordinación, aunque su estructura resulta compleja y de difícil tránsito para gran número de pacientes (múltiples especialistas, consultas distintas, días…). De ahí la necesidad de avanzar, en estos momentos, hacia la integración de los dispositivos asistenciales con el fin de traducir la calidad asistencial a un nivel más visible para las personas enfermas y garantizar además, no sólo la equidad en el acceso si no también en los resultados. Algunas acciones:
      • Definir e implantar la Red Asistencial Integrada de atención a pacientes con cáncer.
      • Potenciar los instrumentos clínicos y organizativos necesarios.
      • Definir un Plan de Recursos de futuro y eficiente.
      • Establecer acciones específicas para colectivos especiales: pacientes en edad pediátrica, paciente terminal, diferencias de género, colectivos socialmente vulnerables.
    • La red asistencial oncológica integrada: La integración de la red asistencial requiere una decisión estratégica que sea, además, asumida por los diferentes perfiles profesionales y que incida en aquellas áreas que muestran posibilidades de mejora en la organización de la asistencia. Debemos por tanto incidir en que la organización asistencial permita que tanto pacientes como familiares perciban que nuestro objetivo es aportarles la mejor atención posible.
    • Para el desarrollo de este modelo asistencial, basado en una Red de calidad, es necesario readaptar nuestra organización, especialmente en el uso sistemático de instrumentos clínicos. Debemos distinguir entre instrumentos de la práctica clínica (procesos, protocolos, guías de práctica, Unidades Funcionales Oncológicas –UFO-, etc.) e instrumentos de gestión (Unidades de Gestión Clínica –UGC-). Ambos instrumentos se interrelacionan y sirven para conseguir los mismos objetivos: mejorar la comunicación e integración de cada paciente en la toma de decisiones, la continuidad asistencial, la investigación, la docencia y formación
  • Promover el desarrollo de la vigilancia del cáncer en Andalucía, incluyendo la evaluación de resultados en Salud Pública.
  • Impulsar la participación ciudadana, la docencia y la investigación oncológica vinculada a la clínica.
    • Parte de las necesidades de las personas con problemas oncológicos, sólo van a ser atendidas desde espacios donde se sientan iguales y compartan una misma trayectoria (grupos autoayuda, asociaciones de pacientes). De ahí la importancia de una acción voluntaria abierta al mayor número de personas y ámbitos. Esto contribuirá, por un lado a hacer más visible esta enfermedad, creando redes sociales que fomenten una actitud más positiva y, por otro, a mejorar la calidad de vida de las personas afectadas. Asegurar la participación de la ciudadanía en la toma de decisiones respecto a su salud garantiza el cumplimiento de sus derechos, al tiempo que eleva su nivel de satisfacción con los servicios sanitarios, a los que además aporta excelencia.

PIOA 2007-2012

 

Materiales audiovisuales:

DVD ‘Programa de Detección Precoz de Cáncer de Colon y Recto’. 2010. El cáncer colorrectal (CCR), cuando se consideran ambos sexos conjuntamente, es el tipo de neoplasia más frecuente. A nivel europeo y nacional se aconseja la realización de un cribado mediante sangre oculta en heces y colonoscopia si es positiva, tanto en personas con factores de riesgo como en la población general susceptible. Un elemento esencial en la extensión de este tipo de programas es la formación de profesionales de medicina y enfermería de Atención Primaria, por ello se elaboraron recursos de apoyo a la formación para posibilitar el correcto conocimiento y desarrollo del programa.

Galería de fotos: