salud publica andalucia

Cribado poblacional y actividades preventivas de detección precoz

Programa de detección precoz de cáncer de colon y recto:

En el marco del Plan Integral de Oncología, se ha planificado el Programa poblacional de detección precoz de cáncer de colon y recto. El programa va dirigido a toda la población entre 50 y 69 años de Andalucía, si bien se iniciará en las edades mayores (69 años), donde la prevalencia de este cáncer es más alta, y se irá ampliando progresivamente en varios años hasta llegar a toda la franja de edad. En 2011 comienza el programa en un grupo de 9 municipios, todos ellos con tasas de mortalidad por cáncer colorrectal más altas que la media andaluza. Se trata de un programa poblacional (invitación por carta a toda la población diana), con un sistema de información específico accesible online. La prueba de cribado es el test de sangre oculta en heces (método inmunohistoquímico) cada dos años. En los casos positivos, se procede a realizar colonoscopia para la confirmación diagnóstica. En la Secretaría General de Salud Pública se han elaborado los materiales para la formación de los profesionales de atención primaria (presentación en power point y video), así como los trípticos informativos para la población diana y otros materiales de apoyo.

Creación de la Comisión de Cribados Poblacionales y Actividades Preventivas de Detección Precoz, mediante Resolución de 15 de Junio de 2011, de la Secretaría General de Salud Pública y Participación de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía.

Esta Comisión se crea con el objetivo de prestar asistencia y asesoría a la persona titular de la Consejería de Salud en cuestiones relacionadas con las decisiones estratégicas sobre el cribado poblacional de problemas de salud y sobre el uso de medidas preventivas basadas en pruebas de detección precoz.

El cribado o detección precoz de enfermedades puede ser una herramienta importante para reducir la morbimortalidad por algunos problemas de salud en la población. Sin embargo, es muy importante que cumpla una serie de requisitos para conseguir un buen balance entre los beneficios y los efectos adversos a nivel poblacional, así como para evitar costes innecesarios y problemas de equidad. Por este motivo, la comisión basará sus recomendaciones en una serie de criterios universalmente aceptados, que tienen en cuenta la evidencia científica sobre la eficacia y seguridad de las pruebas de cribado, el proceso de confirmación diagnóstica y el tratamiento; así como aspectos de eficiencia, recursos disponibles, implicaciones organizativas, sociales y éticas. Estos criterios han sido recientemente revisados en la Ponencia de Cribados de la Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud y publicados por el Ministerio de Sanidad.

La Comisión está presidida por la persona titular de la Secretaría General de Salud Pública y Participación. Tiene cinco vocalías  en  función del cargo y hasta un máximo de 15 vocalías designadas por la Presidencia entre profesionales de reconocido prestigio en áreas relacionadas con la salud pública, la epidemiología, la economía de la salud, la ética, la gestión sanitaria, la evaluación de tecnologías sanitarias y aquellas otras disciplinas que se consideren de interés atendiendo a los fines y funciones de este órgano. Las cinco vocalías en función del cargo son las siguientes: Dirección General de Asistencia Sanitaria del Servicio Andaluz de Salud; Dirección General de Planificación e Innovación Sanitaria; Dirección General de Calidad, Investigación y Gestión del Conocimiento; Dirección de la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias de Andalucía; y Dirección de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía.

Además, en función de temas específicos a tratar por la Comisión, la Presidencia podrá convocar  a representantes de asociaciones científicas o profesionales, organizaciones no gubernamentales u otras sin ánimo de lucro, asociaciones ciudadanas, profesionales con reconocida experiencia en el tema, y ciudadanos o ciudadanas cuya contribución pueda ser de interés.

Las principales decisiones sobre las que la Comisión realizará recomendaciones son:

A) La puesta en marcha de nuevos programas de cribado de base poblacional.

B) Las principales directrices para la planificación de nuevos programas de cribado (definición de la población diana, prueba de cribado a usar, intervalo de las pruebas).

C) La introducción de cambios relevantes en los programas de cribado de base poblacional ya existentes.

D) La retirada de programas de cribado de base poblacional ya existentes, en los casos que se evidencie su ineficacia o problemas importantes en su desarrollo.

E) La evaluación de los resultados de los programas de cribado existentes, que serán analizados periódicamente.

Trabajo en coordinación con el Ministerio y resto de comunidades autónomas:

Participación activa en la ponencia de Cribados dependiente de la Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial de Salud.